Es caprichoso el azar (gracias Joan Manuel)


-Para mi mayor hijo.-

La he visto pasear cada sábado por la calle que desciende hasta el puerto, Da igual la hora de mi salida y la de la suya pero a la altura del quiosco de flores siempre su camino y el mio se alcanzan.

Me mira como sin querer para levantar luego la cabeza y retirarse como un velo el pelo de los ojos. Luego sé que sonrie aunque ya no la puedo ver. Fabulo con ella una charla y un paseo, quizás un abrazo que daría paso a un beso y una vez acabado el preludio seríamos siempre jóvenes y enamorados como creo que deberían ser siempre los amantes.

Una vez oído el trueno del rayo de la vida, no hay tiempo de abrazos y preludios. Uno se queda símplemente atónito con el estruendo y atravesado  por ese rayo.

Vuelvo a verla tan menuda cada sábado, a la misma hora.

https://www.youtube.com/watch?v=EUkKd2gZm0E

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s