No se culpe a nadie


Alquiló el trastero en un guardamuebles del polígono.

No tenía más de un metro cuadrado, algo así como un par de féretros juntos, es decir, espacio suficiente como para permanecer eternamente sentado.

Lo limpió concienzudamente, arrancó la instalación eléctrica .una bombilla colgada de un cable- sin contemplaciones.

Luego se metió dentro y cerró con llave, para siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s